Los Montes de Toledo

Bosque mediterráneo

Los Montes de Toledo contienen algunas de las mejores representaciones españolas de los bosques mediterráneos, tanto por su conservación como por la diversidad de ecosistemas.

Montes de Toledo

La fauna

En todas las épocas del año es frecuente observar buitres negros y leonados, en verano las aves son fundamentalmente insectívoras, como la cigüeña blanca. Destacar la presencia de especies como el águila imperial ibérica y la cigüeña negra en peligro de extinción.

En los arroyos de la sierra destacan peces como el jarbugo (casi exclusivo de la cuenca del Guadiana y en peligro de extinción), anfibios como el tritón ibérico y reptiles como el galápago europeo.

Desde los meses de junio a enero es fácil disfrutar de la observación de ciervos. En primavera los machos pierden la cuerna y son esquivos, y las hembras se encuentran al final de la gestación y se desplazan poco. En otoño se produce la “berrea”, sonido gutural que emiten los machos en la época de celo, para atraer a las hembras y marcar el territorio.

La flora

La vegetación destaca por su buen estado de conservación, siendo los bosques más abundantes los encinares, alcornocales, rebollares, quejigares y de ribera en las orillas de los ríos y arroyos. Se encuentran también algunos humedales ocupando pequeñas depresiones y lagunas estacionales.

El clima

Es de un claro dominio mediterráneo, con un marcado período de sequía estival y lluvias primaverales y otoñales. Suele nevar alguna vez entre diciembre y abril.

Torre de Abraham